The Invisible Selfies

selfietriptico copy

Advertisements

Not Valid for Travel (sobre el trabajo académico y la movilidad)

Últimamente he estado experimentando con formas emergentes de reflexión sobre el mundo (reflexión académica pero no sólo restringida a ello) que tienen que ver con lo visual, lo digital y lo cotidiano. En ese sentido cada vez me atrae más, y me resulta más inspiradora, la aproximación artística (en el sentido más extenso del término pero, al mismo tiempo, en el que encuentro más sugerente, el de la exploración creativa de la cotidianeidad). Se lo debo, en gran medida, a una reciente presencia artística en mi vida (que llegó para quedarse). Este verano de transición, además del trabajo académico tradicional he estado jugando con algunas ideas. Aquí está la primera de ellas que intenta reflexionar sobre la movilidad, la agencia, la temporalidad y la materialidad del trabajo académico.

El trabajo se titula Not Ready for Travel y es una fotografía de todos (o casi todos) los boletos de tren que he utilizado en estos tres años de trabajo en el Reino Unido. Cada uno de estos boletos representa, a la vez, un emplazamiento —el asiento, el vagón, la ciudad de donde parte el tren — y un desplazamiento —de una ciudad a otra —. También sintetizan relaciones —con las universidades, con los colegas, con la administración universitaria, con la agenda de trabajo, con el sistema ferroviario, etc. — y temporalidades —la cantidad de tiempo en el tren, las esperas, y el tiempo que tardé en reunir todos estos boletos —. En conjunto, en una sola imagen, se puede observar cómo, en mi caso, hay una estrecha relación entre movilidad y trabajo académico. En estos tiempos de big data y visualizaciones apelo a las posibilidades del hacer artesanal y lo creativo para constituirse como conocimiento válido, o al menos como una posible intervención, en el sentido artístico y político, en formas de pensar el mundo.

 La “obra” está pensada para imprimirse en un formato grande (metro y medio de largo al menos). La imagen está tomada con una cámara digital de gran formato (50 megapixeles) en la que puedan observarse todos los detalles de los boletos, información impresa pero también marcas de los revisores, manchas, dobleces, etc. La materialidad de la movilidad, la movilidad de lo académico. Una temporalidad visualizada.

Not Valid for Travel LOWRES

Fotografía: Estado del Arte (notas de una conferencia)

Acabo de regresar de una de las conferencias más interesante en las que haya participado. En realidad era la combinación de dos cosas: Photomedia 2012 y un taller organizado por la Red Nórdica de Visualidad Digital titulado Las cámaras digitales como nexo en la vida cotidiana.

Aunque habría mucho que comentar (existe el proyecto de publicar una selección de papers) quisiera resaltar algunos aspectos transversales que me parecieron especialmente relevantes y que surgieron a lo largo del evento:

1. Parece estar tomando forma un campo de estudios, transdisciplinario, con el estudio de la fotografía (casi podría decir digital) como objeto de estudio en Ciencias Sociales. El campo tiene su referencia en tres journals que están consolidando su presencia cada vez más: PhotographiesPhotography and Culture y  Philosophy of Culture.

2. A pesar de que los estudios sociales sobre la estética o la indexicalidad siguen estando en el centro de la discusión sobre la fotografía, aproximaciones desde otras perspectivas comienzan a ganar terreno. En ese sentido mi propio trabajo representa una de estas corrientes que buscan estudiar a la fotografía no ya como representación sino como práctica,

3. Es curioso cómo hay un importante número de trabajos sobre los autorretratos. Aunque en su mayoría parten de una reflexión goffmaniana de “presentación del ser”, en relación especialmente con las redes sociales (curiosamente no siempre en facebook, aunque se piense lo contrario existen muchas plataformas de redes sociales que son locales y que tienen mucho éxito, especialmente entre adolescentes). Estos estudios sobre fotografía retoman la estela de los estudios de internet sobre identidad.

4. (Especialmente relacionado con lo anterior) Hay una necesidad imperiosa de discutir cuestiones éticas en el uso de las imágenes para la investigación social, en la vía de lo que trabajamos, con Elisenda Ardèvol, en este texto. La idea básica es que no porque tengamos acceso a las imágenes en internet estas son “públicas” o “anónimas” y esto hay que problematizarlo y discutirlo.

5. Finalmente, el elemento que pareció permear a todas las ponencias (al menos las que vi), es la idea de cambio, de cómo la fotografía está cambiando; en el fotoperiodismo, en su uso personal, en el arte, en la moda, en la ciencia. En última instancia, lo que parece estar discutiéndose es nuestra relación con una cierta epistemología, incluso diría que una ontología. La pregunta que flota de fondo es si podemos seguir teniendo la misma relación (moderna) con algo que aparece ahí, independientemente de nosotros. Eso que hemos llamado realidad.

Afortunadamente estamos en sintonía y diálogo con nuestros colegas del norte y fue un placer hablar largo y profundo con muchos de los académicos cuyo trabajo utilicé para mi tesis; Martin Lister (una de las referencias más importantes y un tipo estupendo), David Froholich (cuyo concepto de “etnografía de lo futurible” me encantó), Matteo Stocchetti (con quien hubo una química instantánea, quizá por haber sido los dos únicos latinos en la conferencia). Mikko Villi (que además de haber escrito una tesis estupenda habla un castellano genial) y, por supuesto, el organizador, Asko Llehmuskallio, un chaval súper inteligente, eficiente y con un trabajo muy interesante.

Habrá que continuar entonces por esta vía. Próxima estación conferencil: Londres.