On the construction of a blackbox: iPhoneography

What I found to be the most interesting statement in this presentation (and that is in line with a paper Eric Meyer and I wrote and submitted for “Photographies” journal) is in these two statements:

“When we talk about iPhoneography, we’re not just talking about the photography part…(but the) integration and the asimilation of the shooting the filtering and the sharing”

“Technology was not something I did but it was something that I was”

El tesista “en la Tele”

Cuando era niño, tuve mis 3 o 4 segundos de fama cuando, quizá por un error de producción, el yo que era en ese entonces apareció en un  tremendo close-up en el programa de Bozo, eran los setenta, era la televisión. Muchos años han pasado desde entonces y las canas me colonizan cada vez más. Vivimos tiempos 2.0,  y subiendo, y ahora esto de salir en televisión ya no es tan “cool” como aparecer en los rankings de Youtube.

Pues bien, gracias a la inefable confianza, y “extreme marketing”, del buen compa Fernando, conocí a Cristina, quien encarna (la palabra en español es horrible en realidad) como nadie que haya conocido, lo que es una productora de cultura del Siglo XXI (así en sentido extenso). Gracias a esa carambola dospuntocerezca amistosa, acabé teniendo mis 6:02 segundos de fama (contando la cortinilla). Si atentemos a Warhol, todavía me quedan otros 8:58 que espero tener la oportunidad de tener algún día. Por lo pronto, gracias a Cristina, al equipo de la Malla y a Fernando por darme la oportunidad de “salir en la televisión” 😉

Edgar en la Malla

P.D. WordPress no me deja incrustrar el video y eso quizá signifique que ya tendría que comprarme mi propio dominio. En cualquier caso, es más divertido que lo vean “in situ”.

El poder de la imagen

La semana pasada estuve en un congreso sobre métodos (de investigación) visuales. La charla inaugural estuvo a cargo de Claudia Mitchell. Ella habló de su trabajo en África y cómo, con algunos ejemplos de campo, las imágenes hechas por jóvenes, habían logrado “transformar” algunos de los graves problemas de su cotidianeidad (la falta de seguridad en los baños escolares, la violencia sexual contra las mujeres, etc.) al ser vistas por las autoridades que tomaban decisiones. Otra de las cuestiones ampliamente discutidas en el evento fue la ética de la investigación con imágenes; el derecho a la privacidad de los informantes, la responsabilidad que tenemos, como investigadores e investigadoras, de salvaguardar su integridad, etc.

Justo al final de la semana, recibo tres o cuatro correos preguntándome “si había visto el video del metro”. Preocupado por no entender de qué hablaban, busqué lo que había pasado en la famosa estación de Balderas (de la que cantaba Rockdrigo), vi el video de principio a fin y el horror iba creciendo en mi mientras la cámara se mantenía impasible, inmóvil, frío testigo, ventana del drama.

Mientras que por un lado se discute ampliamente la postfotografía, la muerte de la función indexical de la imagen y la imposibilidad de su uso para la (re)presentación de la realidad, por otro lado, las cámaras de videovigilancia van creando una memoria de lo cotidiano (de sus muchos horrores y sus pequeños placeres): el video de la chica ecuatoriana golpeada por un estúpido en un tren en Madrid, este otro grabado en el DF, una golpiza en Alemania. En fin, una larga lista de “éxitos de youtube”. Una colega que vive en Nueva York me contaba que muchas tiendas están colgando en la pared las fotografías de personas robando, extraídas de los videos de vigilancia, en una especie de “galería pública del desagravio”. Si todas las imágenes de las CCTV pudieran estudiarse, los que hacemos investigación visual quizá tendríamos otra visión del mundo.

Si bien es cierto que los medios tienen (o al menos dicen que tienen) códigos deontológicos, la verdad es que mostrar escenas de cámaras de “seguridad” en la pantalla del televisor o el monitor de tu propio ordenador es como darte una dosis de terror sin anestesia alguna y en cantidades industriales. Una imagen RAW de la realidad en alta resolución. Me pregunto ¿dónde queda la privacidad de la persona que es asesinada? Que su intento e intención haya sido heroica ¿basta para que sus hijos, sus nietos, sus amigos, su familia, tengan que retener en sus retinas y sus memorias estas imágenes para siempre? Estas imágenes nunca pasarían un comité de ética para presentarse públicamente en un congreso. Sin embargo, los medios las amplifican de una manera estruendosa y estremecedora, la combinación de videovigilancia y omnipresencia mediática nos habla de que la imagen, como índice, esa que estaba muerta, dista mucho de estarlo, en todo caso, ha sido apropiada por los poderes para su propia conveniencia. Ahora bien, me pregunto (y quiero pensar) el que hayamos visto estas imágenes, como sociedad ¿nos hará cambiar algo en nuestra vida cotidiana? Espero (por nuestro bien), que, como en los ejemplos con los que inicié; Sí.

Los modos de ver de Berger en la BBC

Me encontré la interesantísima y excelente serie de documentales que John Berger hizo con la BBC en los 70s. Aunque su base es sobre todo la pintura, la “transformación” en “el modo de ver” que plantea con relación a la cámara, el video y la edición, es una base interesantísima para lo que planteo hacer. Tengo que verlos a conciencia pero estoy comenzando a aprender (y aprehender) sobre la relación tan compleja entre “visualidad” (desde el punto de visto sociológico), subjetividad y cosmovisión. El segundo programa, sobre el desnudo femenino, es estupendo: “El estar desnudo es ser uno mismo, el estar desnudo (en fotografía o pintura) es ser visto desnudo por otros y aun así no ser reconocido como uno mismo. El desnudo tiene que ser visto como un objeto para ser un desnudo” (¿esto se aplicaría cada vez más en las redes?)

“Internet es el medio, lo importante es acabar en el bar” (sobre Flickr)

Gracias a Tiscar, y ante la ausencia de televisión, vi en la red un pequeño docu sobre Flickr y “flickeros” (emitido en la 2). Tomando como ejemplo el grupo “Flickr Granada” hablan de cómo los fotógrafos amateurs se han reunido como colectivo (comunidad diría alguien). No cuentan mucho porque es apenas un clip pero hay varias cosas interesantes, por ejemplo, lo que menciona Antonio Casas, el administrador del grupo, que dijo que buscaba unir al grupo de los “blogueros” con el de los “flickeros”. Los grupos de Flickr me interesan mucho y creo que mi comienzo en “el campo” será a través de algún (o varios) grupos de Flickr. En el minidocu también hablan de los “fotomandaos” (“el gran acontecimiento de Flickr Granada”), una estrategia que en clave sociológica (o antropológica) es por demás interesante ya que lo que se busca es “el reconocimiento del grupo basado en una tarea común”. Antonio dice: “el premio es que te reconozcan todos los demás…que te conozcan todos” y es justamente a través de estas estrategias que no sólo se cohesiona el grupo sino que la “competencia” entre los miembros, y la propuesta de temas para estos fotomandaos, también tienen relevancia con respecto a una “socialización de la estética”. Y todavía más, a una especie de meritocracia visual-social .
Ahora bien, lo más interesante es la declaración final: “Internet es el medio, lo importante es acabar en el bar” y es justamente donde quiero “acabar” con algún grupo de “flickeros”.

El discurso de los actores: Fotolog (una crítica “constructiva”)

Me ha tocado presenciar un par de discusiones en torno a la Wikipedia, sobre su validez “académica” o la posibilidad de utilizarla como referencia científica. Más allá de tomar partido en este asunto, a mi, como “investigador” (iba a decir etnógrafo, pero no quiero que me linchen mis compañeros de viaje), me interesa cómo las personas generan su propio discurso sobre sus prácticas (en ese sentido la wikipedia es una interesante fuente de recursos). Bueno, pues me encontré estos videos, que no sé muy bien quién los hace pero que me llamaron mucho la atención. Más allá de que utilicen lenguaje “poco académico” son interesantes porque, utilizando un medio como youtube, hablan (se mofan) de otro medio: los fotologs. Me quedo con una frase: “lo que se observa en el fotolog es lo tremendamente obsesionados que estamos con nuestro físico y por resultar guapos” y aunque todo resulta una broma, el discurso es lo interesant. Échenle un ojo con mirada académica (y mente abierta).