Fotografía digital, hacia un tema de tesis

Sigue resultándome interesante el asunto de la fotografía digital y poco a poco comienzo a enamorarme del tema como para que sea el tema de mi tesis. Una práctica que se ha instaurado en el nuevo piso (que compartimos dos doctorandos medio geeks) es el de tener la colección completa de Wired en el servicio de la casa. En una de esas sesiones, leía un artículo sobre el crowdsourcing (cómo les gusta inventarse neologismos a estos de Wired) y en él, contaban la historia de cómo un fotógrafo profesional no pudo vender sus fotos a una empresa que prefirió pagar una cantidad mínima (1 dólar) por una foto en un servicio como éste. Pensaba en Flickr y en la importancia de sus licencias. Yo no soy un entendido del copyleft (ni el right ni de ninguno) pero me queda claro que hay muchas fotografías interesantes en Flickr que no tienen licencias restrictivas y que podrían ser utilizadas comercialmente sin problemas. Si bien la cámara digital que me gustaría tener (a mi y a cualquiera creo) está a 5,000 dólares de distancia, la verdad es que equipos semiprofesionales y de calidad aceptable se pueden encontrar por mil euros (que tampoco es imposible con un poco de ahorro, no quiero ni contarles las cámaras que traen cargando algunos turistas que sólo las usan para tomar fotos a sus maridos y esposas con la catedral y el sol frente a ellos y ellas). Ahora bien, mi segunda pregunta es de orden estético y tiene que ver con la “construcción social de la mirada” ¿Dónde comenzará un trabajo “profesional” de fotografía y dónde terminará? ¿Qué variaciones estéticas habrá con la masificación, no sólo de la fotografía digital como práctica, sino de la posibilidad de distribución instantánea? Bueno, creo que hay elementos interesantes para una tesis.