Image-based research workshop in Vienna

I just came back from Austria where I was invited by the Iconicom project (thanks Maria and Aglaja) of the University of Vienna. We had a great (in)formal workshop about image-based research that turned out to be a very theoretical and epistemological in the issues we dealt with. I presented my work on digital photography practices and discussed some methodological and ethical issues and some of the findings. In the second part of the workshop, I wanted to raise the question of ethics and how they approach it in their research, after which they presented their very interesting research on images (snapshots and political ones). We had some nice critical engage with each other’s different points of view. For me the big challenge is how to combine the formal characteristics of the images (in a more semiotic fashion) with the concept of practices that I’ve been using in my own work. At the end, the important thing is that we realized how our research is complementary in many ways and we opened the door for future collaboration (although I’m deeply interested and looking forward to read their paper on the concept of “authorship”).

I had one day of snow, one sunny day, Apfelstrudel, Klimt, Bier and met some great people that are already friends. Vienna Style. So, danke schön.

ImagenFrom the series: “Vienna Calling”

Fotografía: Estado del Arte (notas de una conferencia)

Acabo de regresar de una de las conferencias más interesante en las que haya participado. En realidad era la combinación de dos cosas: Photomedia 2012 y un taller organizado por la Red Nórdica de Visualidad Digital titulado Las cámaras digitales como nexo en la vida cotidiana.

Aunque habría mucho que comentar (existe el proyecto de publicar una selección de papers) quisiera resaltar algunos aspectos transversales que me parecieron especialmente relevantes y que surgieron a lo largo del evento:

1. Parece estar tomando forma un campo de estudios, transdisciplinario, con el estudio de la fotografía (casi podría decir digital) como objeto de estudio en Ciencias Sociales. El campo tiene su referencia en tres journals que están consolidando su presencia cada vez más: PhotographiesPhotography and Culture y  Philosophy of Culture.

2. A pesar de que los estudios sociales sobre la estética o la indexicalidad siguen estando en el centro de la discusión sobre la fotografía, aproximaciones desde otras perspectivas comienzan a ganar terreno. En ese sentido mi propio trabajo representa una de estas corrientes que buscan estudiar a la fotografía no ya como representación sino como práctica,

3. Es curioso cómo hay un importante número de trabajos sobre los autorretratos. Aunque en su mayoría parten de una reflexión goffmaniana de “presentación del ser”, en relación especialmente con las redes sociales (curiosamente no siempre en facebook, aunque se piense lo contrario existen muchas plataformas de redes sociales que son locales y que tienen mucho éxito, especialmente entre adolescentes). Estos estudios sobre fotografía retoman la estela de los estudios de internet sobre identidad.

4. (Especialmente relacionado con lo anterior) Hay una necesidad imperiosa de discutir cuestiones éticas en el uso de las imágenes para la investigación social, en la vía de lo que trabajamos, con Elisenda Ardèvol, en este texto. La idea básica es que no porque tengamos acceso a las imágenes en internet estas son “públicas” o “anónimas” y esto hay que problematizarlo y discutirlo.

5. Finalmente, el elemento que pareció permear a todas las ponencias (al menos las que vi), es la idea de cambio, de cómo la fotografía está cambiando; en el fotoperiodismo, en su uso personal, en el arte, en la moda, en la ciencia. En última instancia, lo que parece estar discutiéndose es nuestra relación con una cierta epistemología, incluso diría que una ontología. La pregunta que flota de fondo es si podemos seguir teniendo la misma relación (moderna) con algo que aparece ahí, independientemente de nosotros. Eso que hemos llamado realidad.

Afortunadamente estamos en sintonía y diálogo con nuestros colegas del norte y fue un placer hablar largo y profundo con muchos de los académicos cuyo trabajo utilicé para mi tesis; Martin Lister (una de las referencias más importantes y un tipo estupendo), David Froholich (cuyo concepto de “etnografía de lo futurible” me encantó), Matteo Stocchetti (con quien hubo una química instantánea, quizá por haber sido los dos únicos latinos en la conferencia). Mikko Villi (que además de haber escrito una tesis estupenda habla un castellano genial) y, por supuesto, el organizador, Asko Llehmuskallio, un chaval súper inteligente, eficiente y con un trabajo muy interesante.

Habrá que continuar entonces por esta vía. Próxima estación conferencil: Londres.

On the construction of a blackbox: iPhoneography

What I found to be the most interesting statement in this presentation (and that is in line with a paper Eric Meyer and I wrote and submitted for “Photographies” journal) is in these two statements:

“When we talk about iPhoneography, we’re not just talking about the photography part…(but the) integration and the asimilation of the shooting the filtering and the sharing”

“Technology was not something I did but it was something that I was”

Abstract “Photography as a networked practice in everyday life”

(accepted for the Digital Cameras as a Nexus in Everyday Life event. Helsinki. November 28-30)

Photography as a networked practice in everyday life: the case of a flickr group  in Barcelona

Edgar Gómez Cruz PhD.
Elisenda Ardèvol Piera PhD.
Internet Interdisciplinary Institute

The use of digital photography is transforming in great stance the role of photography in contemporary societies (Okabe & Ito, 2003; 2006). This paper is based on an ethnographic fieldwork of one year and a half with a group of photographers in the site flickr.com. The group, named “SortidazZ” is an amateur and snapshooters group in Barcelona.

In this research, digital photography is understood using a complementary approach: The Practice Theory approach (Reckwitz, 2002; Schatzki, Knorr-Cetina & Von Savigny, 2001) and as the sociotechnical network (Bijker & Law, 1994). Following Larsen:

Photography is so evidently material and social, objective and subjective, that is, heterogeneous. It is a complex amalgam of technology, discourse and practice. Photographic agency is a relational effect that first comes into force when a heterogeneous network of humans and non-humans is in place. (2008, p. 145)

The goal of this paper is twofold. On the one hand it discusses the main digital photographic practices of a heavy user group, and second, it describes the way the group is constituted and formed as a collective identity performing those practices. Two critical conclusions are proposed: the traditional role of snapshot and amateur photography is changing, from a memory device to a connectivity practice and from having a primary social cohesion role to be a key element in new groups formation. And second, that the formation of a “social network” goes beyond the specific technological platforms of mediation (flickr, Facebook, twitter, etc.). Although the studied group was born in flickr, their consolidation requires several instances online and offline where digital imagery practices plays a key role on it.

References

Bijker, W., & Law, J. (1994). Shaping technology/building society: Studies in sociotechnical change. Cambridge, Mass.(EUA): MIT Press.

Larsen, J. (2008). Practices and Flows of Digital Photography: An Ethnographic Framework. Mobilities, 3(1), 141-160.

Okabe, D., & Ito, M. (2003). Camera phones changing the definition of picture-worthy. Japan Media Review, 29.

Okabe, D., & Ito, M. (2006). Everyday Contexts of Camera Phone Use: Steps Toward Technosocial Ethnographic Frameworks. In J. Höflich & M. Hartmann (Eds.), Mobile Communication in Everyday Life: An Ethnographic View (pp. 79-102). Berlin: Frank & Timme.

Reckwitz, A. (2002). Toward a Theory of Social Practices. European Journal of Sociology, 5(2), 243-263.

Schatzki, T., Knorr-Cetina, K., & Von Savigny, E. (2001). The Practice Turn in Contemporary Theory. London: Routledge.

La fotografía después de la fotografía

Hace un tiempo visité el Museo de fotografía de Amsterdam (FOAM) en el que actualmente está presentándose la exposición: “What’s next?“, una reflexión conjunta sobre el futuro de la fotografía, como objeto, como institución y como arte.

(Paréntesis) Sin duda la obra de Erik Kessels es la que más atención ha tenido. El publicista, editor y fotógrafo Kessels, imprimió (¿todas?) las fotos que se subieron a Facebook y Flickr en un solo día. Los miles de fotografías impresas llenaban un par de habitaciones y se amontonaban en varias montañas que las personas iban pisando, observando y sintiendo a su alrededor. Kassels proponía, con esta instalación: “el tener la sensación de que se ahogaba en las representaciones de las experiencias de otras personas”.

Fruto de un año de reflexión, el número más reciente de su revista profundizaba en esta pregunta. El campo fotográfico, como muchos otros campos de la cultura, está en un proceso de reconstitución (luchando por el sentido, diria Bourdieu) . Incluso, en uno de los carteles colgados en la pared del museo, se hacía la pregunta si valdría la pena seguir pensando a la fotografía como concepto o si sería preferible pensar en otros como “medios basados en lentes” (lens-based Media).

Hay varios elementos para la discusión pero, a grandes rasgos, el campo está en lucha porque las divisiones que se habían creado en torno a la fotografía,están siendo retadas. Por poner algunos ejemplos, mientras que por un lado algunos de los actores principales de la era analógica están a punto de desaparecer, los smartphones, dispositivos que se piensan principalmente como teléfono, continúan su ascenso como las cámaras más usadas. Mientras que la curaduría fotográfica elitista lucha por apropiarse de las imágenes que se encuentran libremente en Internet, la energía y entusiasmo de cada día más personas, logran que sitios como Flickr se conviertan en interlocutores de primer orden sobre lo que significa la fotografía en la era digital. El rol del experto, del profesional y del entendido, se ve retado por los bloggers, los amateurs y los apasionados. La fotografía como algoritmo, como proceso foto-digital con su capacidad de manipulación y copia perfecta a costo cero, erosiona aún más la discusión sobre la imagen como copia fiel de la realidad mientras que, paradójicamente, dota de un mayor protagonismo al creador de imágenes. Finalmente, el nuevo escenario de las cámaras de videovigilancia y la cada día más creciente práctica del autorretrato, cuestionan lo que resulta público y privado en torno a la imagen.

¿Qué es lo que sigue para la fotografía? No lo sé pero mi interés radica principalmente en  las luchas que están sucediendo por tener una respuesta.

Imágenes revueltas: los contextos de la fotografía digital (paper)

Junto con Elisenda Ardèvol Piera, acabamos de publicar un texto en el monográfico sobre Fotografia i alteritats de los Quaderns-e del Institut Català d`antropologia coordinado por Nadja Monnet y Enrique Santamaría.

El resumen a continuación yaquí el texto completo:

Este artículo pretende reflexionar sobre las posibilidades que abre Internet para el estudio de la cultura visual contemporánea a la vez que plantea una serie de cuestiones teóricas, éticas y metodológicas sobre la fotografía digital y su uso para la investigación antropológica. Internet puede considerarse actualmente como uno de los mayores archivos de fotografía o como un banco de imágenes inmenso al cual podemos acceder instantáneamente desde cualquier buscador. Sin embargo, esta perspectiva supone la descontextualización de las imágenes, que aparecen así de un modo revuelto; alteradas.

“Cibersexo” (visual) revisitado

Dos cosas sucedieron para hacerme escribir este post. Por un lado una estudiante de Colombia me hizo una entrevista interesada en mi trabajo de investigación sobre cibersexo. Por otro, que me topé con el interesante texto de Ori Schwarz: Going to bed with a camera: On the visualization of sexuality and the production of knowledge.

La trayectoria de Internet ha sido claramente de un medio textual a uno multimedia (o multimodal como apuntan algunos autores). La digitalización de los procesos, la convergencia y la masificación de aparatos de producción audiovisual, junto con el crecimiento en la(s) conexión(es) a Internet, ha dado como resultado que nunca en la historia de la humanidad se hayan producido tantas imágenes como ahora y nunca hayan podido ser vistas por tantas personas. Hasta ahí todo más o menos en el sentido común, ahora bien ¿cuál es la relación entre estas transformaciones y el ámbito de la sexualidad y la intimidad?
Schwarz traza un breve análisis histórico y propone que la relación entre visualidad y sexualidad es relativamente reciente. Por ejemplo, siguiendo a otros autores menciona que en el siglo XVIII la idea de la sexualidad estaba más relacionada con el tacto que con la visualidad y las relaciones solían llevarse a cabo en la oscuridad e incluso con alguna ropa puesta. De ahí reflexiona cómo la visualidad, de la mano de corrientes psicológicas, la publicidad, los medios y la “espectacularización” han hecho de la sexualidad una cuestión mayoritariamente visual especialmente con la pornografía como industria y como objeto. Continue reading ““Cibersexo” (visual) revisitado”

Sobre la fotografía (como representación, como alma)

Hace poco vi el documental “La ciudad de los fotógrafos” (los chilenos y chilenas están haciendo muchos y buenos documentales). Una de las secuencias que más hondo me llegó es una en la que una mujer muestra la única foto de familia que tiene, la única. La foto es casi un acto fortuito porque ella cuenta que se la regaló un fotógrafo que pasó por ahí algún día. Esa foto es la única forma de “ver” a su familia en la que hay desaparecidos. Mientras que, en el mismo documental, aparece una mujer llena de imágenes, unas colgadas a su ropa, otras sostenidas en sus manos y unas más alrededor, como abrazándola.
El otro día, estuve en la inauguración de la exposición de Gervasio Sánchez: Desaparecidos. Un brutal paseo por la (des)esperanza de lo humano y lo terrible de los conflictos armados “sucios” (¿hay de otros?) en el mundo. Más allá de la exposición (estupendamente armada), o las fotografías (increíbles y duras), la sección que más me afectó fue la última de la exposición, esas fotografías en formato grande que muestran a personas de distintos países posando para la cámara con la foto de su familiar desaparecido. Pero de entre ellas, las más duras de ver fueron aquellas en las que aparecen personas sin fotos. Es terrible ver una foto estupendamente hecha y ampliada a tamaño natural de alguien que a su vez no tiene una sola imagen que mostrar. Resulta tan conmovedor como terrible el ver una hermosa foto de alguien que ha sido despojado (y ni siquiera entramos en cómo sucedió), no sólo de una persona querida, sino de la posibilidad de “ver” el recuerdo de dicha persona. Da cierta vergüenza ser nosotros quienes podemos verlas a ellas (incluso comprar un libro para mirarlo en casa) mientras que ellas no tienen a quien ver.
Bien es cierto que la tecnología fotográfica está más o menos presente en todo el mundo (son por demás curiosos, pero habituales, los estudios de fotografía en África o América) pero a veces olvido que la fotografía, esa que se cuenta por billones en facebook y flickr, no está al alcance de todo el mundo y ha tenido cambios históricos. Esto me detona dos reflexiones (que son más pensamientos “en blog alta”):
1. Por un lado está la cuestión, ampliamente estudiada por la antropología, del poder de representación. Necesito reflexionar más sobre lo poderosa que es una tecnología de representación como la cámara fotográfica y lo que significa que, mientras que una mujer guatemalteca no tenga una sola fotografía de su marido desaparecido, haya personas en facebook con cientos de imágenes, no hechas por ellos, en las que aparecen. ¿Significa acaso que, como en casi todo, existe una cultura visual de primer mundo y otra de tercero? ¿Qué implicaciones tiene esto? No es sólo la vieja cuestión setentera del Pato Donald de Mattelard (que también, obviamente la mayoría de imágenes que hay de África en flickr están hechas por turistas o europeos), sino la profunda transformación social de la fotografía, lo que está en juego.
2. Hace poco leí el texto, de un coreano, en el que se criticaba la idea de la fotografía (objeto), como representación. Utilizando los rituales funerarios coreanos, el autor (de)mostraba cómo la imagen se transformaba durante la ceremonia. En la tradición funeraria coreana, la muerte implica la separación del cuerpo con el alma. La fotografía que suele ponerse en el funeral no es tanto la representación de la persona-cuerpo (que se encuentra escondida detrás de una mampara), sino que la connotación de la fotografía es de presencia-ausencia (el cuerpo está ausente, el alma presente). El alma (separada del cuerpo) está presente a través de la fotografía. El artículo es por demás interesante pero lo expuesto aquí es suficiente para explicar mi congoja ante esas mujeres y hombres que posaban para la cámara sin una fotografía, sin el “alma”de sus seres queridos presente, sin una imagen que les recordara que había habido un espíritu al que habían amado y que querían dejar ir al encontrar al menos el cuerpo. En lugar de eso, tenían sus recuerdos, escribían lo que era la persona. La fotografía no es sólo representación, es algo mucho más poderoso, aunque nosotros las veamos estéticamente colgadas en un bonito museo.

 

Breve nota sobre la “Iphoneografía”

Junto con Eric Meyer escribimos un texto que está siendo evaluando para su publicación. En dicho texto, hablamos del iPhone con relación a la trayectoria histórica de la producción fotográfica. Creo que lo retomaré en otra aproximación más “Bourdieuana” de cómo las prácticas fotográficas que utilizan al iPhone están conformando un nuevo subcampo fotográfico, el llamado “Iphoneografía”. Aquí una entrevista para el programa “Inquietos” a uno de sus principales promotores: Sion Fullana (que no sabía que era español). Y como es sólo una nota, pues pongo una foto para ilustrar el post.

After the rain