Ironías de la(s) globalización(es)

Advertisements

Flickr como red social (algunas estadísticas)

Me encontré con un estudio sobre redes sociales (impresionante: 120 millones de perfiles, más mujeres que hombres) y me clavé con Flickr porque es en lo que ando actualmente. Datos interesantes en esta tabla: La edad con mayor número de usuarios es de 25 a 34 años,  con una ligera mayoría de hombres que se va incrementando con la edad (más usuarios hombres mayores de 34 años). Sin embargo, en la primera franja de edad (14-17), el número de mujeres es casi el doble y esta diferencia se va invirtiendo con la edad. Ahora bien, la pregunta es, si esas mujeres, que son el doble, siguen haciendo fotografías y colgándolas (el estudio dice que lo hacen más en facebook y MySpace) ¿qué sucederá en unos años? Fotografía y género, interesante combinación.

Red / Edad

14-17

18-24

25-34

35-44

45-54

55-64

65+

Flickr

137.053

562.762

787.034

355.703

155.119

55.791

14.635

Flickr (Mujeres)

87.720

303.941

363.220

139.090

60.707

19.871

5.113

Flickr (Hombres)

44.170

235.015

398.061

205.631

89.587

33.994

8.998

Flickr (Género desconocido)

5.163

23.806

25.753

10.982

4.825

1.926

524

El “fotógrafo” de la playa

Lo pensé mucho, por un lado estoy haciendo una tesis al respecto y por supuesto que como dato, lo que vi me resultó por demás interesante. Pero por otro lado, es difícil mantener cierta distancia cuando se ven estas cosas. La historia es que el finde pasé por la Barceloneta y atrás de mi estaban dos chicas muy atractivas haciendo topless (cosa por otro lado de lo más normal). Después de darme un chapuzón de buena fe (porque seamos sinceros, el agua se ve limpia pero aguas vemos, contaminaciones no sabemos), me di cuenta que un señor se había puesto atrás de mi, cerca de las chicas pero a sus espaldas y les estaba tomando fotos con su móvil. Aunque lo hacía con cierta discreción (ponía el teléfono cerca de su mochila de manera que no era evidente lo que hacía), desde mi perspectiva podía observarlo perfectamente. Total que decidí ponerlo en evidencia y fui yo el que le tomé una foto a él. Abiertamente, me acerqué, se la tomé, me vio cuando lo hacía y regresé a mi lugar. Minutos después, el señor este se iba y las chicas no se enteraban de nada. Seguramente el tipo tiene su colección, ya sea personal o en la red y, nuevamente los debates sobre la imagen y la privacidad se detonan. De cualquier forma, me pareció que lo menos que podía hacer era “exponerlo” y subirlo aquí.