Memoria, muerte y rastros digitales

En México hay un dicho que dice: “Ya no siento lo duro sino lo tupido” y que más o menos significa que ya no es la intensidad de, en mi caso una actividad, sino la cantidad de ellas el motivo del agobio. En fin, que tengo varios posts pensados-noescritos-olvidados (justificar que no escriba, escribiendo, es una dulce ironía).
Leía el texto de Geoffrey Bowler: “The Past and the Internet” en el que propone que un “nuevo régimen de tecnologías para guardar y dar forma a la experiencia pasada está siendo desarrollada a través de un proceso que llamo: databasing the world” (p. 22) y apunta una cosa que me llamó enormemente la atención. Sería muy difícil seguirle el rastro a una persona que haya muerto antes de la era digital (en el entendido de alguien común y corriente claro está), porque, dice, es mucho más fácil seguir los “rastros digitales”. Para ello, cita como ejemplo casos de blogs que siguen recibiendo comentarios después de que su dueño o dueña haya fallecido. Otra vez la cuestión de la relación entre la memoria, la subjetividad y los instrumentos de mediación, este tripartito es fundamental. En ese sentido, estoy haciendo un pequeño experimentito con mi nuevo juguetito y las posibilidades de conexión permamente que ofrece. He dado de alta una cuenta en Flickr donde se guardan fotos que van directamente, del click en el Aifon a Internet. La idea es jugar con una especie de Twitter visual. Idea que no es nueva ni mucho menos y cualquiera con un móvil puede hacerlo, lo interesante es como estoy “viviendo” la experiencia porque no tomo fotos de cosas importantes, sólo tomo fotos: a) cuando estoy aburrido y b) cuando la conexión es gratuita (ya sea por el WiFi o porque pagué el día de uso de datos GSM). Es decir, no subo en esa cuenta fotos que hayan pasado por el ordenador o que estén grabadas en el móvil, van; de mi ojo-pantalla (¿recuerdan el asunto cyborg?) a la pantalla de cualquiera que tenga, por ejemplo, un lector de feeds y que esté suscrito a esa cuenta. Tampoco es nueva la idea de documentar visualmente la vida cotidiana (Truman show, reality shows, bla, bla, bla), pero vivirlo (encarnarlo), resulta por demás interesante.

One thought on “Memoria, muerte y rastros digitales

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s